martes, 14 de julio de 2015

Reflexiones sobre una madre con cirugía estética

Buenas, permiso. Mucho hace que no paso por acá. La estabilidad mental- emocional es enemiga de los escritores. La maternidad también :) pero sí que vale la pena...

Sin embargo, mi reflexión mental es mucho menos metódica, puntillosa, efectiva, que la escrita.
Es gracioso, pero necesito saber qué pienso respecto a algo. Es decir, necesito saber qué creo realmente sobre ese algo.
El algo es: las cirugías estéticas. Y para atizar la controversia, sobre el santo cuerpo de mi madre.
Ja!
Jo!
Ju!
La verdad, si somos sinceros, no me causa ninguna gracia. Vamos a ver porqué, y dejando de lado que ese tipo de operación me parece que es algo más riesgosa que otras, porque lo cierto es que no lo sé.
Qué veo?

Veo esto: veo que mi vieja desde que se separó se volvió como una adolescente, y se empezó a preocupar de una manera muy notable en comparación con antes, por su apariencia. Se volvió más vanidosa; la ropa de las mujeres que la rodean le atrae la atención. Veo en su cara alguna vez envidia o ganas de lo mismo (pero muy suavecita). Empezó a ver fútbol (que jamás le interesó). Se volvió algo más vulgar. Todo me hace sentir que se adhirió otra vez al grueso de gente al que de alguna manera se mantuvo aparte tantos años y baila con el mismo son del circo que entretiene. Mira -aunque ahora algo menos que antes- como alienada mientras hace comentarios sobre "lo loca que está tu madre" y se rie algo forzada o exagerada. Busca mucho, en resumidas cuentas, la admiración del otro sobre su cuerpo.
Y que fue para mi, mi vieja todos esos años antes de esto? Una especie de monja. Etica impecable, los valores como su columna vertebral, indiferencia o no mucha importancia a la apariencia, máquina de trabajar, máquina de darme amor, por un tiempo veía que ya no había manera de que se tragara a papá (a todos nos parecía pesado) y pensaba que pobre, parecía condenada. A vivir sin un segundo de paz, trabajando o limpiando, y arrastrando la piedra atada a su pie que era mi viejo.

Cuando decidió separarse me pareció bárbaro, era algo bueno para los dos. Pero después me di cuenta que quedó resentida con todo lo que le dio a mi viejo a cambio de "nada" (porque él ni siquiera le insistió que se quede, simplemente le dijo algo asi como "te parece, a esta altura..?")..Es decir, no le guardaba amor. O eso es lo que pareció queda en evidencia.
Y en cierta manera, la entiendo, porque siempre pensé que mi vieja era algo con una potencia y un potencial grandes , demasiado, para mi viejo, que era otro estilo. Pero, curiosamente, descubro cómo se parecen en pequeñas cosas. Con eso quiero insinuar, que, después de todo, por algo fue a parar con papá.

Karma pienso. Un 75% por lo menos, ya escrito. Le tocaba vivir eso con él.
Y nos tocaba venir a mi hermano y a mi.

Cuando empecé a notar los grandes cambios de comportamiento y de foco de su vida en mi vieja, me hizo acordar la introducción de un libro espiritual chino que escribió Carl Jung. En una parte comenta el significado del ying yang, en relación a la vida de quien tradujo el libro para occidente. Decía algo como que cuando uno empuja algo hacia un extremo, allí está la semilla del opuesto, y da lugar a que se transforme en ese opuesto.
Me impactó. Eso sonaba como una ley que invisible había operado en la vida de mamá. O no era para tanto...que se yo.

Y ahora, aunque ya venía germinando hace tiempo, se le dio por hacerse cirugías. Se hizo una en la cara y los ojos que me asustó (parecía que no se le entrecerraban los ojos cuando se reía, parecía la cara de loco de un primo que te mira con los ojos totalmente abiertos y muy fijo. Siempre. Pero pareciera que se le asentó un poco, o me acostumbré). Y al mismo tiempo, sentía que veía a su alma como de niña, mirando significativamente desde esa cara, sintiéndose linda. Eso me daba pena. Por un lado, el anhelo de expresión de juventud eterna proviene del alma, que es eternamente joven. Por el otro, cómo no querer aprovechar al máximo ese cuerpo de esta única para ella, vida. Pero, creo que acá encontré el hilo de la cuestión.
Yo se que, el verdadero camino hacia la felicidad es yendo a Dios, y parte de ese ir consiste en hacer las decisiones correctas. Y dentro de ese tipo de decisiones, están aquellas que alimentan el bien, el alma, lo natural, (que con decir esto no digo nada, porque dirán "es relativo"; pues bien, no es relativo. Pero hay que ejemplificar caso por caso), no lo superfluo, etc. Porque cada una de esas decisiones, es como si fuera un motor centrípeto que atrae más pensamientos, anhelos y decisiones en consonancia. Y eso lo va llevando a uno cerca o lejos de su alma, de Dios, lo que equivale a decir cerca o lejos de la felicidad (como si fueran tornados que absorben cosas, y sí también tiran, cosas del mismo temperamento). Cada vez más sufrimiento y oscuridad y confusión y errar o cada vez más estabilidad, más certidumbre, más luz, más alegría, más paz y armonía.

Y claro, ella no sabe, pero lo que sufrí esos varios años de los veintipico, fue tan intenso, que no paré de cavar desde la prisión en la que estaba; con cuchara primero, pero con tanto ahínco que se terminó transformando en perforadora y se materializó la ayuda en un gran guía; desde ese momento escapé varios kilómetros, como si hubiese mudado el hogar de mi alma a otro continente, (uno de condiciones infinitamente mejores al anterior), pero....pero...sigo, aún atrapada en la tierra. Sigo cavando. Con mi super perforadora. A veces me tiro de vaga, la buena vida me hace olvidar. Pero la meta, está entre mis ojos. Por eso, no subestimo en lo más mínimo, aunque tropiece continuamente, eso de las decisiones y los pensamientos que uno alberga.

Entonces, desde este punto de vista, la elección de mi mamá es "una boludez", como le dije de una manera impulsiva. Y obvio, le dolió. Tal vez, si le digo porqué, esto último, le de paz. Porque tiene que ver con un juicio de lo más...claro, luminoso. No un juicio de los otros. Tal vez le puedo decir también, que pensé un día que era una pena que alguien como ella, tan poco común, tan guerrera y fuerte, tan intrépida, esté valiéndose de esas maneras para atraer admiración. Que esa locura suya, en su cuerpo real, era encantadoramente seductora por su frescura y por ser totalmente anticonvencional entre los cánones que abundan por el mundo (y no es romanticismo, me refiero a la actitud de todas las mujeres de su edad que conozco y conocí). Que pareciera que, sin darse cuenta de todo lo que tiene para dar y que es, se fue a buscar algo para echarse encima, y para que todo el circo de adolescentes de edad mayor que hay por acá, se fijaran en ella. Pareciera asi, que al revés, se disfrazara de una más, cuando para mi (no sólo por hija amante), es extraordinaria.

La ella de ahora me tomará por exagerada, mientras disfruta de los halagos y se enternece por mis declaraciones. Pero la ella de antes, sabe todavía que no está bien que, ejemplificando los contenidos de la tele y redes sociales, las mujeres famosas estén todo el día sacándose fotos a si mismas, semidesnudas o en poses sugestivas, y que tengan un montón de espectadores que lo comentan y festejan. Que las chicas de 11 años vean esto y entonces se saquen fotos con "trompita" y en poses de revista porno y las publiquen con orgullo en sus facebook, y todos familiares y amigos la halaguen. Es como si fuésemos todos una manga de adolescentes irresponsables y huecos.
Y claro, como esto es así en gran parte de los medios de comunicación, las mujeres que van mostrando el paso del tiempo en sus cuerpos, también quieren lo propio, un pedazo de ese juego. Y se hacen cirugías.....Y es como el tema de la marihuana, como se naturalizó, uno llega a descreer de su buen juicio...
Como si como mujer, nuestra valía estuviese dada por el cuerpo y su apariencia y lo que tuviesemos para desarrollar fuese sólo eso. O eso en primer lugar, o algo como "lo que quieras pero eso no puede faltar."

Me dan ganas de ser una crota. O me dan ganas simplemente de no depilarme ningún pelo nunca más, de usar pantalones enormes y suavecitos y cómodos nada más, y de hablar sólo de temas interesantes y complejos, desafiantes y hondos...y todo esto sólo demuestra que yo también estoy atrapada en algún grado pero, veo y me esfuerzo por no ser tragada. Mi alma a pesar de la corriente, nada con decisión a la orilla, para poner los pies en la tierra y mirar cómo se arrastran en un circulo infinito muchas otras. "El pez que fluye con la corriente es el pez muerto". El muerto y el hipnotizado.

Todo esto, en su esencia, se reduce a las buenas o malas decisiones/pensamientos. Los que te llevan lejos de tu alma, los que te acercan.
Y cuanto más lejos, peor se pone la cosa. Menos se disfruta la vida, la risa pierde frescura, inocencia. Se acaba la paz. Menos natural y relajado es uno.

Conclusión después de tanto bochinche: todo es infinitamente más complicado, lo que equivale a decir su extremo opuesto: todo es infinitamente simple. Pero para escapar de todo esto, hay que haber cavado tanto que el alma rompe cadenas y es libre, irreversiblemente. 

Conclusión 2: no me gusta lo de mamá porque me parece bajo para ella. Sigo siendo la hijita que la tiene en un pedestal pero no el de barro, uno mejor, el de su alma.




jueves, 14 de mayo de 2015

Miscelláneas reconfortantes por el simpre hecho de ser escritas

Miscelláneas interiores que emplazo en este papel virtual como una maquetita, a modo de airear la casa, abriendo las ventanas de mi castillito interior.

Desde las 3.30 y pico de la mañana no dormí por malestar y debilidad vagos. Dolor de garganta leve. Susto repentino: estoy embarazada, mi novio de viaje por 20 días, su protección y cuidado se sienten siempre. Y ahora estoy con mi perro desbocado y gigante y un fantasma que últimamente anda callado como compañía por las noches.

El perro me deja. Se va a otra pieza y viene haciendo ruido con sus uñas como si fueran diminutos tacos de mujer cuando el sol ya apareció apenas. Su pis mañanero, su paseo-aventura.

Mensaje a " la máma ": me venís a ves antes de irte a trabajar? (se levanta muy temprano, son las 6.15). La mamá salvadora (es médica). Con minifalda, medias caladas y tacos, se viene casi enojada por preocupación. El perro intenta lanzarsele encima y husmear sus partes pudendas y liga bife. Me toma la presión, me pregunta, observa latidos: todo bien.

7 am me llama la paseadora: no puede venir.
:(
"OUH NOUH."

Media hora después cuando me estoy casi logrando dormir me llama una vecina: hay unas llaves tiradas en el hall, quiere saber si no son de mi novio.

Empiezo a descansar otra vez pensando que me queda menos para irme a trabajar, y suena el timbre: el agua.

Bajo a buscarla con el perro llevándome voladoramente por las escaleras, casi como Jesús caminara encima del agua.

El del agua me hace la gauchada y me sube el bidón. Puro se echa unos pises arrastrandome y yo silenciosamente molesta y suave me dejo llevar.

Otra vez a la cama.

Puro ladra. Me levanto a poner sillas contra la puerta para que no se acerque a ladrar cada vez que alguien hace ruido en la escalera del edificio.

Vuelvo a la cama calentita, la panza hinchada como una piñata, más por gases o mala digestión que por embarazo hasta que no me queda otra que irme.




Oda el plomero que odio mas breve locura

Oda al plomero que odio - descarga de emociopensamientos molestoideos - jugarreta lúdica

OH Si
Dioses celestes que nos observan
y maquinan nuestros desventurados pasos
maten, aniquilen
a aquellos de nosotros que digan dedicarse a la plomería, gasistas matriculados y electricistas
Y especialmente OH Dioses vengadores eliminen aquellos que cumplan con los tres requisitos en simultáneo
y por añadidura sean gordos y estén habituados a cambiar sus planes
(y con ellos e inadvertidamente los de uno)
cual veletas de estúpido gallo de hierro, qué moco
me digo
y pienso
que no habría nada más placentero en este sábado abortado
que saber que al susodicho le cayó una bacha en el dedo chiquito del pie
y que luego,
al desconsiderado gordo charlatán y cobarde
las semillas de las mandarinas se le fueron por el conducto equivocado
y tosió hasta ponerse más rojo que el rojo vivo
y se sintió mal, MUY MAL
Mal como si tuviera broncoespasmos feroces
Mal como si se hubiera enterado que bebió veneno por error
Mal como si se diera cuenta de cuanto CUANTO molesta
su determinante y pedorrísima irresponsabilidad.

Con cara redondota
y su sonrisa sin dientes
y sus chistes hilvanados uno tras otro sin tregua
Una flor de bofetada en tus bofes
eso sí me aliviaría.
Pero como eso no está entre mis posibilidades
y ante todo porque no te presentaste
me entretengo con menos:
invento engendros.

Pujo y nace.
He aquí.
Musical.

Tanto y como cuánto, cuánto y como sí, sí y sin un fin, se adentraba en el bosque el hombre blanco. Blanca era su tez, blanca como cal y como harina, y como arroz, y como yo que miraba blanca, desde atrás de un árbol, la llegada del extraño. Lo blanco era común por estos lares, lo incómodo, extraordinario, lo incordio era lo otro: lo negro, lo sucio, lo oscuro.  Y tan raro era, que no podía abstenerme de esconderme entusiasmada a esperar, en la entrada al pueblo, (el bosque), que algún extraño negro apareciera como la noche. Y yo, muriera del susto-emoción.

Hecha la aclaración, se entenderá, que el viejo era uno más entre la pila de facciones y fisonomías que poblaban mi minucioso inventario mental de personas.

De todas maneras, la paciencia me caracterizaba entonces. Y yo esperaba mi negro. Negro como el carbón. Como los agujeros por los que se escurría el Correcaminos. Como la ignorancia. Como un plantón de un plomero. En fin.

Pero como a todo el que le espera, Dios le llega o le hace llegar....estaba un día observando un pelotón de hormiguitas abriéndose paso entre la hojarasca, cuando oí unos pasos pesados apelmazar los suelos sombríos del bosque.

Un instante de sentimientos encontrados: quería ver quién era, pero también quería ver como la hormiga fortachona que llevaba un gran trozo de corteza se las iba a arreglar para atravesar el panorama inusualmente obstaculizado que se le presentaba.

Así estaba mi mente enredada, tanto que no vi ni una cosa ni la otra, pues dentro mio peleaban dos yo.

Por eso, mi sorpresa fue gloriosa, estrepitosa, inesperada y brillante, violenta, cuando una enorme sombra grande como un pino se detuvo a escasos centímetros de mi nariz y con voz estentórea bramó:

" A donde queda el Pueblo??"
Casi grité, luego un calor se apoderó de mis mejillas, luego un salto cardíaco de emoción, luego la respuesta calmada.
"Hacía allá Señor"
"Gracias" respondió la mole inmensa y dándose media vuelta se perdió entre los pinos.
Sonreí colmada, pasmada, infantil.

Otra meta cumplida.
Ya no tenía que pasar horas en la luz tenue del bosque.



viernes, 3 de enero de 2014

Ciclo Poematoma: "Acaecido sin aviso"

Acaecido sin aviso
ocurre:
un paquete enorme que se agranda lentamente
pende sobre mi cabeza
colgando vaya uno a saber de qué
virtud pppsicológica
que lo traiciona a uno
cuando más cómodo se anda por la vida,
de la mano de si mismo.

El montón crescente
muestra los dientes y el misterio se revela
ese paquete que se agiganta sin tregua
no son ni más ni menos que mis dudas
(todas para mi y yo para todas)
son mis sinceridades parciales
mis momentos de lucidez en los que identifico que
después de todo
soy arrogante
soy testaruda
soy soberrr...
sob-sob...
y antes de siquiera pensarlo
una lágrima asoma
como pidiéndome clemencia
(o bien, indiferencia. Zafarla. Lágrima de cocodrilo)
y mis dudas, mis defectuosos hijos
gruñen apelmazados y dando puñetazos
como si instintivamente percibieran
mis vaivenes mentales.
El montón crece sobre mi cabeza, amenazante
y me hace sombra
Sombra frente a tanto calor
me digo
simulando, sonriendo alivio
abanicándome con un diario
y presintiendo que de querer escapar como si nada ocurriera
el montón seguro se cae y me atrapa
me engulle como un dinosaurio hambriento
como el alimento y el escarbadiente
de la bola-dinosaurio.

Pasa la tarde.
Un pájaro gira en la altura hace rato

Yo, inmóvil
paso del pavor a una extraña concentración
y entonces
las cosas se acomodan
y me doy cuenta primero
que todo es más complejo
que unas simples auto-acusaciones

Los monstruos se mecen arriba
cambian de color y forma y tamaño.
Es una bolsa enorme de fenómenos extraños

Por ejemplo
se me dice que soy cuestionadora
y se interpreta que es por arrogancia
pero yo creo que,
hace tiempo entendí
que las respuestas rapidas y con aire de seguridad
incluidas las mias
son generalmente  ilusorias
que la mayoría de las veces son respuestas livianas o ajenas
no provienen de la experiencia personal digerida con detenimiento
ni a conciencia, ni con sincero interés
no por maldad ni tontería
simplemente hay quien no se siente inclinado
a esos embrollos.

Creo que cuestiono porque me gusta hacer las cosas bien.
y porque siempre quise conocer los orígenes
y eso me lleva a desmenuzar las cosas con ganas y paciencia
cuestiono también porque me gusta
saber porqué hago y adonde voy
para ver si quiero ir ahí
y si ese lugar condice con mis principios y pareceres
cuestiono porque me hago responsable de lo que pasa por mis manos
y porque me gusta hacer las cosas a mi manera.
Siempre que la manera del otro no pruebe ser superior.

Ahora
quién tiene razón?
cuántos motivos puede tener una misma actitud?
Puede ser todo eso y arrogancia?
o un día una y otro otra?

Hay otras cosas también
que no se de donde vienen
como que no me gusta que se metan en mi vida
tener que conversar sobre trivialidades
consejos pavos sobre cosas ínfimas
que alguien no hable jamás del mundo
y siempre de sí.

Aunque claro,
acabo de hablar de mi!

Me gustaría pasar como el viento,
susurrante y transparente
esquivar tanta maraña y sandeces
que se me sienta pero no se me identifique
materializarme cuando donde y con quien quiera
ser liviana, pasar por todos lados, acariciar el mundo y elevarme en lo alto

Pero todo forma parte de la vida
uno hace, pero lo que ocurre finalmente depende del Escritor
y por eso nunca se sabe.
De todo se aprende, todo tiene un porqué, todo puede ser sino y al menos,
un punto de inflexión, de cambio.
Uno se siente grande y viejo
y es en realidad pequeño
De examinarse unos instantes
el estado de la humanidad en general
el dictamen sería
"adolescencia"
yo me hallo dentro de este grupo humano
(aunque no me lo crea)
(es como estar borracho. Uno nunca cree estar TAN borracho)

Asi es que...
donde clavo la sombrilla?
donde está el centro para no pifiar y ser justa?

Para encontrar ese agujero hay que hacer el trabajo arduo e incómodo
Bajar la bolsa de monstruosidades de un garrotazo tipo piñata
diseccionarlas, reconocerlas como propias, contextualizarlas....

.....aunque...como dice un libro:

"Cuando Dios dijo: "Que haya luz", hubo luz. ¿Puedes acaso encontrar luz analizando la obscuridad, tal como hace el psicoterapeuta o reconociendo la obscuridad en ti mismo -como hace el teólogo- y buscando una luz distante que la disipe al mismo tiempo que enfatizas lo lejos que está?"

Por eso mejor
mirar hacia el horizonte.
No perder de vista la meta y la belleza del sol

Olvido los monstruos y la bolsa
las acusaciones poco gentiles y las rudezas

El tirón de advertencia se siente
en cuanto se dan las cosas y están mal.
Al principio se sabe sutilmente
luego se sabe con certeza
el paso que sigue es cambiar la dirección de las cosas
en el instante en que ocurren.
Como en cualquier aprendizaje
los conceptos se introducen
se repiten, saboreándose (hay que sensibilizarse a él
hasta que la piel mental lo sienta sin evocarlo
como un reflejo
como parte de si)
es un proceso.
No una sopa instantánea.
Por eso a veces se habla con conceptos
y la comunicación falla
Como fallan los intentos todos
de ejecutar introspección sincera, concienzuda
cuando todavía no se desprenden de uno
o uno no deja ir
pequeños enanos-rencores.
Son las cucarachas de los ambientes emocionales.

La introspección verdadera es posible
sólo cuando los pensamientos se han desinfectado de susceptibilidades engañosas
y poses juiciosas, entonces
la introspección sincera
no tendrá forma de poesía,
jamás.


martes, 17 de septiembre de 2013

EUFORIA (2009) y explicación, 4 años más tarde!!!! JA! Esto es crecer!

No se cómo, ni qué, ni cuando, ni un carajo. Pero mientras dibujaba febril y escuchaba música, me di cuenta que esto, hoy, es un hito en mi vida. Que cuando sea vieja, voy a querer leer algo sobre este momento. Hoy es 25, esto pasó principalmente ayer: 24 de octubre del 2009, con 26 años recién cumplidos.

Cómo empezar, qué decir...JAJAJAJJA no tengo la más mínima idea. Porque tampoco tengo muy en claro las cosas que ocurrieron dentro mío las últimas semanas, y en especial, esta que pasó.

Pasar, pasajero...JUAAAAA podría reirme a carcajadas un día entero, después correr una maratón y por último mirar el cielo sin, al fin, AL FIN, diálogo interno compulsivo. Sólo espectadora de la vida increible que me rodea. Las cosas volvieron a tener sentido, el original...ehh...tengo miedo de hablar, de poner en palabras, de encasillar. Porque solamente muchísimas palabras pueden dar una idea de lo que pasó en mí. O tal vez no. Las mejores cosas no se pueden expresar en palabras.

Algo se quebró en mi, algo tóxico, algo común, que abunda en el mundo. Algo en mí se rindió profundamente. Lloré fuerte, llanto de vencida. Caí de rodillas. Seguí llorando con la cabeza gacha. Es inexplicable. No sabía ni porqué lloraba, pero sabía que estaba aceptando algo. Algo real, y lloraba con humildad, y con agradecimiento.

LLoré y en un momento, alcé la cabeza. En mi espiritu imaginé involuntariamente que una suave lluvia comenzaba a caer sobre mi.

Después de un rato, me sentí muy débil. Mi cuerpo parecía terriblemente liviano. Me pregunté si me estaría enfermando otra vez, o si era alergia. Con el cuerpo laxo, entendí que había dado un paso sin saber como que me alejaba de todo lo que sabía no me pertenece, pero a lo que estaba prendida de una forma u otra.

Todo esto suena como un delirio místico abstracto. Pero es porque aún no se que pasó. Entonces nada más puedo describir las emociones y sensaciones que trajo aparejadas.

Y el mundo encajó en mi, y yo encajé en el mundo. Todo encontró su lugar real. Es como si inconscientemente hubiese entendido, visto, oido, finalmente, mi destino. Y no es nada específico, pero entendí algo que no puedo visulmbrar directamente; es como cuando uno puede ver una estrella dentro del campo visual, solo si no la mira directamente.

Encarné; no se jajajaja QUE LOCO.

Y además de todo esto, aparte, me volví a enamorar como no me pasaba hacía mucho tiempo.

Vamos a ver que pasa. Si pasa algo, si no pasa nada. AY gracias, gracias, gracias, gracias.

GRACIAS.

________________________

Buenas...medias mañanas. Heme aquí, casi 4 años después, esperando un Jeremías que crece dentro mio, esperando por otra parte a Puro, que llegue excitado de su paseo con otros perritos, releyendo...que llegué a esta entrada. Y reviviendo ese día, pienso, que no me puedo perder de explicar con detalle qué fue realmente lo que pasó. Porque eso es lo interesante: como el alma aprende en su lenguaje esencial de las experiencias concretas. Esa alquimia es simplemente sorprendente.

Lo acontecido fue lo siguiente: viaje con un reducidísimo grupo de la facultad a un pueblo que no llegaba a tener ni una cuadra (más bien población netamente rural) en alguna parte de Misiones, entre la vegetación exuberante y con sus característicos suelos rojos e impermeables.

El motivo de la "misión": realizar un diagnóstico social respecto a ciertas problemáticas de la zona, entre las que estaban: la basura (se acumulaba en cualquier lado con las consecuentes enfermedades en la población, contaminación, etc), la salud (debido al uso de agroquímicos), desnutrición en algunos casos, el desempleo (juventud desempleada y no aprovechamiento de condiciones que permitían desarrollar microemprendimientos), etc. La idea era realizar propuestas para solucionar estos temas.

La actitud con la que fuí: casi diría que era "conceptual", y digo esto porque cuanto más "mentalizado" -o sea mental, alienado- anda uno por la vida, más esos pensamientos que andan deambulando dentro, influyen en lo que ocurre.
Actitud conceptual que se podría describir como: "voy, conozco una situación, me rompo el coco para verla con precisión y lucidez, genero soluciones. Soluciono problema. Paz. Evaluación de si debo dirigir mi perfil profesional a este tipo de proyectos." Esto acompañado de una ansiedad que como una corriente eléctrica lo recubría todo como la mielina o lo que sea de un músculo a las fibras.

Con qué nos encontramos?
Con que: había varios programas estatales superpuestos, fracasados la mayoría debido a poca motivación de los destinatarios o falta de entendimiento entre los ejecutores del programa y los destinatarios o bien tenían resultados neutrales o "no significativos".

Entonces: mi ansiedad por "resolver", se encontró con una situación panqueque (se escurría por todos lados) en la que un montón de programas y profesionales no habían logrado nada y yo, como estudiantita inexperta
MENOS.

Sub Aprendizaje (menor en escala) que tuve ahí: en las charlas grupales entre nosotros, se anotaban en una oportunidad cosas "positivas" -no recuerdo sobre qué-, entre ellas varios mencionaron que se les enseñaba a los chicos a separar la basura. Y yo me preguntaba qué corno importaba eso si ni siquiera pasaban casi a retirar la basura y la misma se acumulaba no en otro predio, sino al lado de las casas mismas. Sin embargo, nadie "veía" eso. Y cuando lo mencioné, algunos incluso no me entendieron. Conclusión: es increíble lo "autistas" que podemos ser (y me incluyo porque esas cosas me pasan continuamente).

Bueno, yendo al grano: esa situación particular, de alguna forma, me mostró lo esencial de cualquier otra situación, donde la complejidad de las dimensiones involucradas vuelven la "solución" algo muchísimo más complicado de conseguir de lo que uno imagina. Frente a eso, lo que entendí, es que: si mi fin era "solucionar" y me encontraba muchas veces con fracaso, iba a pasarla mal y mi trabajo iba a ser un "fracaso" y me iba a desalentar. Por lo tanto, esa motivación era inservible. No iba a asegurarme éxito (porque éxito era igual a resolver algo como una ecuación, sin complejidades ni dimensiones varias), ni iba a mantenerme firme en el propósito.

Entonces, y aún me cuesta explicarlo, entendí qué el fin y los medios "son los mismo" y que uno sólo puede preocuparse en ser impecable en sus acciones, pero no puede controlar los resultados, por lo que comenzar un accionar motivado únicamente en una supuesta calidad de resultado ("Exito") es ridículo, inútil, vano y ciego! 

Antes de seguir agrego un trozo del Bhagavad Guita, el libro de la religión eterna india (Dharma), que conocí varios años después:
"Como ser humano sólo tienes derecho a la actividad, jamás a recibir el fruto de tus acciones. No te consideres el creados de los frutos de tus actos, ni te apegues a la inacción".
"Oh Dhananjaya (Arjuna)!, inmerso en el yoga, realiza todas las acciones abandonando el apego (a sus frutos), a la vez que permaneces indiferente al éxito y al fracaso. Semejante ecuanimidad mental se denomina yoga" (de El Yoga del Bhagavad Guita, traducido y comentado (comentarios entre paréntesis) por Paramahansa Yogananda).

Ese trozo menciona esa gran verdad que entendí-aprendí a través de esta experiencia!!! Y por eso mis sentimientos al respecto, aunque aún no entendía qué había pasado, eran "... pero sabía que estaba aceptando algo. Algo real, y lloraba con humildad, y con agradecimiento." Porque la postura opuesta a la que estamos acostumbrados involucra una arrogancia ciega y no razonable que no genera más que fruiciones, más problemas, situaciones forzadas, irreales y mucho menos, soluciones sólidas, largo placistas y verdaderamente beneficiosas. Por eso algo "tóxico se quebró", "algo común, que abunda en el mundo" y por eso la "humildad y el agradecimiento".

Por lo tanto: uno sólo tiene derecho a actuar como considera justo, y eso establece la base sólida del otro punto: que el fin y los medios son y deben ser una misma cosa. Mi motivación si elegía dedicarme a proyectos sociales no podía sostenerse jamás si era "solucionar exitosamente problemas" pero sí si era "actuar incesantemente en pos de la creación de soluciones, pase lo que pase". Y eso, son los medios! 
"Actuar incesantemente en pos de la creación de soluciones, pase lo que pase - y porque se considera justo-" son un fin y unos medios!
Cuando las cosas están en el lugar correcto, centradas, se unifican!!!

Y comparado ambas posturas, la segunda involucra una decisión de lucha y una humildad que la otra postura no! Y agrego: esa postura, estoy segura, no puede más que generar éxito, tarde o temprano, de una forma u otra! Es una postura guerrera, humilde y serena. Perfecta para la batalla. Sin distorsiones creadas por el mal en uno que "necesita" cosas para tener sentido, como en la primera postura. Mezcla de arrogancia con ego sufrido dando patadas torpes, ansioso, y limitado. Y propenso a caer en el desaliento por poner el foco en sí. Y no en lo que es justo: en lo que vale.

Esta era, la explicación!

Chaludi!

sábado, 13 de julio de 2013

El Caldo está listo

Miríadas de pensamientos futiles
trastocan la armonía
volviéndola turbia confusión
Ya no me hamaco con placer en el sueño
La Ilusión
Si ahora por un momento me encuentro
entretenida y somnolienta por Ella
me sobresalto vuelta a lo real
y con gran desagrado pienso
¡¡No más de esta hipnosis!!
Pero una y otra vez despierto
y en eso entiendo
cuán fácil es dormirse en vida
cada segundo es una cama-ciénaga
o un faro-guía
en medio del clamor repleto de voces vacías
de la mente infinita

Es tan difícil estar alerta y no caer
separar implacable
los pensamientos que alejan de los que acercan
Serena y con mi espada razono y rebano
A mis lados
montones de pensamientos yacen muertos
Y junto a mis hombros
Luces bien vivas me alientan alegres.

Es una batalla inesquivable
la de la luz y la oscuridad.

Mi mente trabaja incesante
fabrica fantásticos divagues
nunca vanos
nunca inocentes
y pareciera desafiar con maldad
mi lúcida resolución.
Aunque en verdad,
mi mente es solamente indócil
La he dejado crecer silvestre y sin dominio
Se ha expandido sin forma y con vicio
Hasta que algo sorprendente ocurrió
Por supuesto en pedazos
como todo en esta vida
Lo instantáneo no existe
casi diría
todo es un gran caldo
primero se van sumando ingredientes
y luego se cocinan
y un día PAF
listo el caldo!
hecho el cambio!
Entonces, para qué ahondar en cómo y porqué
sólo importa que resurgió desde abajo
del ilimitado y exuberante jardín
observó el paisaje salvaje
y los monstruos deambulando con permiso
y viró el timón bramante
"esto está mal! vuelta al hogar"

Y ahí nomás arremangándose
espantó cucos creados
y entró a podar

Cuanto tiempo nulo
puede correr en los granos de arena
Son contadas las semillas concebidas
entre tanto letargo
y menos aún las que finalmente germinan
y lo llevan a uno hasta el Sol.

Al Sol!!
:D




viernes, 15 de febrero de 2013

En la media hora que queda, la oficina sola, alguna voz se oye desde el fondo del pasillo, agazapada por la intención, abro este...mi rinconcito.

Antes, aclaro: no tengo más trabajo que hacer por hoy. Sí, tengo culpas, soy aburrida. Eso de no tener escrúpulos es una costumbre que puede doler mucho, tarde o temprano. No quiero más que esa clase de bichos oscuros caminen entre los dedos de mis pies.

Hay bichos de todas clases. Y aunque no iba a venir por ahí la cosa, tampoco sabía por donde, por lo tanto:

...hay bichos de todas clases. Feos. Negros. Peludos. Hediondos. Pútridos. Esquivos, implícitos de tan metidos que pueden estar dentro de uno. Andrajosos y tan parasitarios que es muy difícil deshacerse de ellos. Esos son los bichos de la pereza. Uff...estos bichos, si uno pierde algún entusiasmo durante un cierto período de tiempo, pueden alcanzar tal cúmulo poblacional, que hasta dormir genera más y más pereza.

Terrible. La cura: meterse en alguna clase de actividad necesaria que demande, y ponga el dínamo a recargar hasta que ya la máquina tenga otra vez energía, o poner más concentración en lo que uno hace (lo que siempre trae a uno lo maravilloso del mundo: cuando uno pone atención empieza a ver -empieza nomás y eso basta, imaginense lo que debe ser ver desde una conciencia clara como la de un santo.-) lo que tarde o temprano genera interés y hasta entusiasmo!

Los bichos.
También hay bichos de temor. Son muy pero muy difíciles de combatir, todo depende del temperamento de uno. Pero los de la pereza, son pan comido al lado de estos, que pueden adquirir tamaños inimaginables esparciéndose en el espacio interior de uno con tan solo un bocadillo con el que tu mente los alimente. Mente y Alimente! Qué curioso!!

Para matar a los insidiosos* bichos del miedo, hay que fortalecer la mente.
Como?? Pues bien, para empezar, a mi me ayuda -porque tengo temperamento imaginativo- crear tres casuchas en el espacio paisajístico de mi mente. Ahí están las tres. De una salen pensamientos de miedo,destructivos, puros espejismos inventados por alguna cosa oscura que en esencia no soy.
De otra, salen pensamientos de distracción: son todos aquellos que son menos malos, pero siguen siendo malos, porque lo son y porque quitan tiempo de pensamientos constructivos. Ejemplo: pensamientos de vanidad o relacionados con cosas superficiales, pensamientos compulsivos inútiles, etc.
De la tercera, realmente no recuerdo qué se supone que salía, asi que sólo veámosla ahí, construida.

Así, cada vez que me descubro inerte, "oyendo" estos pensamientos, me voy en mi imaginación con una masa a darle unos cuantos mazazos a la casa desde donde salen esas cosas etéreas y oscuras que pretenden hacer de mi algo que no quiero: un sujeto -o una sujeta :)- inconsciente  Yo quiero realmente VER, realmente COMPRENDER, realmente SER.  Fuerte, Sabia, Desapegada, No sujeta a las circunstancias, Tenaz, Valiente, Pura, Humilde, Potente, Dadivosa, Justa, Dinámica, Creativa, es decir, en definitiva: LIBRE, en comunión con todo, y gozosa!

Ja!

Y como tengo tales aspiraciones, tengo un trabajo inconmensurable por hacer sobre mi misma.
El principio de todo es: MATEMOS A LOS BICHOS.

Olvidé algo: lo de la imagen de las casas sirve para una cosa: para no creer inmediatamente en un pensamiento una vez que aparece en la escena mental, sólo porque "lo pensé yo".

Los bichos son de todas clases.

Están también los bichos del malhumor. En realidad son bichos mentales estos. Están ahí empupados, un día eclosiona todo, los huevos, las pupas de las generaciones posteriores, los juveniles abrieron sus fauces, una orquesta sinfónica se da entre los mordiscos obsequiados a mi energía vital  y las heces que se acumulan a velocidad meteórica. Son estas heces y esa disminución de la energía lo que de repente ayuda a que uno esté dubitativo por la vida y de repente, de la oscuridad surja algo que lo embolse a uno en un encierro de malhumor. Autocreado por cierto. Esto de los bichos es metafórico.

Entonces qué hago?? Por un lado están los bichos que lo empujan a uno a buscar "querella". Y si el que está cerca tiene facilidad de "reacción" -es decir que reacciona ante las cosas, más que percibirlas y elegir acción- se enchufa en el mal humor también y entonces somos todos: El/Ella, vos, los bichos, las cosas que vuelan por el aire, se trate de palabras, críticas, platos o medias.

Entocnes qué hago (de nuevo). Opción b) decidiste que preferís la conciencia a la inconciencia. Te detenés. Mirás a los bichos contentos y te alejás del resto para planear la estrategia de instauración del buen humor. Se mandan los batallones en medio de los turbulentos ataques aéreos de pensamientos-heces y aunque en el caos, se vislumbra algún santo remedio ya probado: pasear al perro una hora por el barrio más tranquilo y arborizado.

Funciona!!!

Además, debe trabajarse durante el resto del año en la prevención. Reevaluar las metas que se persiguen, ejercitar la espiritualidad, dejar atrás malos hábitos por buenos, etc. Es decir, ir hacia adelante. Que sino, se va hacia atrás. Nada está quieto. Quedarse quieto o no ocuparse para bien es ir hacia mal.

Se termina mi media hora. Me las pico.

Espero que los bichos se mantengan a raya este fin de semana para todos nosotros, la HumanidaT







*No recordaba lo que quería decir esta palabra con exactitud, pero se me vino al ruedo. Resulta que "quería decir": malicioso con apariencia de inofensivo. Ahora creo que en realidad, nunca supe realmente lo que quería decir! ja

miércoles, 6 de febrero de 2013

Como estoy hecha toda suspiros voy a detener la lectura aburrida q estoy haciendo y voy a inventar un minicuento.

Había una vez un suspiro. Un suspiro igual a todos los otros suspiros hermanos que salían de la naríz o boca alternativamente, de la chica que sentada en un escritorio algo oscuro observaba fijamente la pantalla de su computadora. 

"Es claro que un cronograma de liberalización a cero produciría un ajuste fuerte que no condice con el ritmo pausado de liberalización de los mercados agrícolas que aplica la UE. Es por eso que el sistema de cuotas..."

La chica releía y volvía a suspirar.

En el fondo sabía que todo eso era una pérdida de tiempo. Que la felicidad venía buscando a Dios, no leyendo informes, asistiendo a reuniones, preocuparse por vestir bien para no "parecer crota" sino Ingeniera Junior (es decir Cuadrúpida Junior, lo que en cuestión de años evolucionaría a Cuadrúpido Senior y así, convirtiéndose en una persona cada vez más aburrida), lavar los platos, hacer el amor.

Si algo de todas maneras conservaría siempre sería la ternura. Podía pasar horas apretujándose contra las mejillas acolchadas de su novio, oliendo su aroma varonil. 

Otro suspiro salió flotando suavemente. La chica no lo veía, pero él veía a la chica y se apiadaba de ella. 
Podría decirse que, si bien su naturaleza de suspiro era bien diferente a la de ella, la presentía. Una inteligencia habita todos los espacios vacíos y ocupados. Todo es esa inteligencia.

Esa Inteligencia es ciertamente según se dice, mucho más divertida y gozoza que nosotros los tristes "Serios" humanos.

En yahoo un video realizado por Corea del Norte mostraba un supuesto misil nuclear incendiando una ciudad parecida a Nueva York.

Qué comedia esta en la que estoy atrapada, pensó.
Y todo depende únicamente de mi iniciativa y esfuerzo. O salgo, o me quedo. Salgo o me quedo hasta algún día sentir de nuevo ganas de salir. O me quedo con placeres artificiales o busco el gozo último, el mayor, el Gran Amor. El Gran Amor que empuja a monjes y monjas de todo el mundo a llevar una vida diferente.

Con esfuerzo, puedo llevar una vida común y crear el incendio interior que solo ese Amor apaga. Una vida llena. Que en esta u otra vida próxima, satisfaga finalmente todos los anhelos del alma. Ser la Cuadrúpida profesional, mientras soy la Apasionada del etéreo, puro, todopoderoso, eterno, dichoso Todo. Dios.

Suspiro.

Suspiro veía a sus hermanos sonriéndole mientras desaparecían entremezclados con el aire de la oficina.
El aire que circundaba el lugar estaba inquieto. 

Cambios se gestaban en la energía.

Los esfuerzos valían, los esfuerzo vendrían. A veces los cambios llevan un tiempo de reunir fuerza, de reunir convencimientos, reconocer que solo los esfuerzos, llevan a la meta.

Cada suspiro anómalo era un dínamo, que algún día juntaría tanta electricidad que encendería de una vez al fin, la bombilla de la conciencia.

"seguiría en principio gobernando la negociación en las partidas más importantes para el comercio. El interrogante entonces sería si hay margen para plantear un esquema de cuotas distinto al seguido hasta ahora, que atienda mejor al interés argentino, por ejemplo un esquema que combine crecimiento, volúmenes, tipos de carne e inversiones europeas en el sector.

5. La negociación en carnes bovinas plantea desafíos"

Puff....